La vida echa a andar

Me había prometido a mí mismo que volvería este blog un espacio más de artículos sobre mi área de estudio y trabajo, pero hay momentos en los cuales las cosas se dan tal forma que el corazón se debe desahogar y si no es escribiendo entonces ¿cómo?…

A veces pasa que simplemente vas caminando por la calle pensando sobre el pasado, presente y futuro de tu vida, sin detenerte en detalles o minucias y ¡Pan! Pasa lo que no te esperabas, la misma vida te agarra a golpes y te dice “no piense tanto y más bien disfrute, sienta y fluya que le está perdiendo el saborcito rico a la esencia de vivir, a una sonrisa”; inmediatamente esto, sin darte cuenta, te abre el corazón a los sueños y experiencias que siempre has tenido a tu lado, pero que jamás has visto o simplemente no le has puesto cuidado, dejándolos de lado… Todo un mundo deslumbrante y bello, lleno de felicidad.

El ser humano por naturaleza es un ser que se llena de recuerdos, memorias y experiencias, como alguna vez una mujer me dijo “de contratos que no lo dejan caminar en paz y libre”, enseñanzas que buenas o malas predeterminan nuestra actitud frente al futuro, marcas y heridas que hay que aprender a sanar, porque si no, vivir, sonreír y amar no va a ser propio de nosotros… La sociedad nos ha predeterminado, junto a la familia, las instituciones educativas y nuestras relaciones sentimentales, pero nuestra labor es sabernos desatar y poder seguir adelante tomando lo bueno y apartando lo malo para evitar el dolor y barreras en nosotros y para con los demás.

¿Cuánto te vale una sonrisa?

¡Nada!

¿Cuánto cuesta ser feliz?

¡Nada! Simplemente es darse cuenta que la vida es bella dentro  de su dolor y su dicha, porque cada instante es un aprendizaje de valor.

¿Qué es una ilusión en el amor?

Esperanza y sonrisas.

Yo soy por ejemplo de esas personas que amo con total entrega y pasión, pero a la vez se desencanta con rapidez al darme cuenta que todo fue una simple ilusión, porque además, estamos criados para vivir en el futuro y no el presente, lo cual hace que nos creemos ideales y fantasmas en la mente, castillos de naipes que caen fácilmente, constantemente he luchado para que esto deje de pasarme, pero es duro derrumbar los paradigmas que acompañan toda una vida. Sin embargo, soy de los que cree que según como vamos creciendo, nos vamos dando cuenta de estos tachones mentales que tenemos, y tal vez, el ser conscientes de ello nos hace avanzar para seguir adelante eliminando contratos, cerrando ciclos y sonriéndole a la vida.

PD: Es probable que esta publicación no tenga mucho sentido, pero es pura catarsis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s